Mindfulness y meditación ¿Son lo mismo?

Mindfulness y meditación han sido ambas consideradas como parte las unas de las otras y las otras de las una partiendo siempre de conceptos diferenciados dependiendo de las corrientes ideológicas contrastadas. Dependiendo de psicólogo, practicante o maestro con el que hables, sobre la técnica que se practique, el fin que se considere o la corriente que adopta la persona con la que mantienes esta diferenciación, pueden surgir perspectivas epistemológicas diferenciadas

Diferencias entre mindfulness y meditación

Si hablásemos con un psicólogo estadounidense que sigue una corriente de tratamiento basado en las terapias de tercera generación, nos hablará de Mindfulness como concepto global y la meditación como el acto de llevar a cabo el Mindfulness. Es una propuesta occidentalizada que nos traslada el Mindfulness como una forma de comportarse ante la vida.

Si por el contrario mantienes una conversación sobre la diferenciación entre Mindfulness y meditación con una monje hinduista o budista, puede que nos defiendan “El Mindfulness es meditación, es la primera técnica de meditación que se aprende “Shamata”. Es la forma en que la psicología a acercado la meditación al mundo occidental”, considerando la diferencia más significativa el hecho de instrumentalizar el Mindfulness, y no contemplar la meditación como el desarrollo pleno de la consciencia

Mindfulness como instrumento

Este concepto es la mayor crítica que se ha traducido en la dualidad Mindfulness y meditación, ¿por qué existe la necesidad de utilizar el Mindfulness para un fin y no como un medio o un estilo de vida? Es un concepto cultural que define lo que es occidente, una definición utilitarista de las acciones que llevamos a cabo en nuestro vida. Para la gran mayoría de personas los actos tienen que tener unas consecuencias, en su mayoría positivas, para uno mismo o nuestro entorno.

Los budistas e hinduistas diferencian ambos disciplinas mediante el ejemplo de la soga y la serpiente, indicando que la diferencia es que la meditación nos permite encontrar el error con el que convivimos y cómo se lleva a cabo.

La soga y la serpiente

“Atardece. Hay un sendero, y una soga al final del camino. Pero estamos lejos y es casi de noche. Lo que ves parece una serpiente y reaccionas como si lo fuera. En tanto que pasas miedo, la serpiente existe para ti. No es real, pero para ti sí, es virtualmente real. Tiene la virtud de provocar un efecto en ti sin ser real. Es una percepción errónea”

Cambio de mentalidad

Uno de los efectos positivos de la diferenciación entre Mindfulness y meditación , aunque no es este el único, es el crecimiento y enriquecimiento de ambas disciplinas en cuanto a personas que las practican. Mientras existen corrientes filosóficas que buscan diferenciarlas, como ya hemos expuesto anteriormente, la metodología por su parte crece en practicantes, tanto experimentados como profesionales capacitados para guiar su práctica. Lo que hace que sea beneficioso para el propio individuo que es el fin de la práctica de estas disciplinas.

Similitudes mindfulness y meditación

La principal similitud es la atención plena en nuestra consciencia. Mostrándonos como agente activo dentro de nuestras sensaciones, emociones o recuerdos lo que favorece el autoconocimiento y la evaluación de nuestras acciones y pensamientos.

Más allá de los beneficios, psicológicos, sociales y de salud que proporcionan la práctica constante de estas disciplinas, que si queréis relataremos en otra entrada, está la predisposición de la persona que las practica al autoconocimiento y la valoración interna y propia. Elementos que favorecen un crecimiento personal y desarrollo de las habilidades del individuo.

Ante cualquier duda o aspecto que queráis que desarrollemos hacérnoslo saber y siempre dentro de nuestro conocimiento intentaremos dar respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *