«The long and winding road»
"The long and winding road"

«The long and winding road»

«The long and winding road», que traducido es «El largo y sinuoso camino» es una canción de los Beatles. El familiar que ha escrito esta entrada, lo ha elegido como título para encuadrar el tema de la enfermedad mental en su casa. Es una perspectiva realista y médica, que nos acerca a la realidad de muchas familias españolas.

La fábula de la silla 

Inicio

Imagínate una estructura pequeña de madera, deshecha, con clavos sin quitar, con golpes, cola reseca en los bordes. Es un objeto que precias, lo quieres tener bien porque es algo que te encontraste o te regalaron. Te gusta, lo necesitas en buen estado. Pero tú no sabes qué debes emplear, ni como empezar la reconstrucción. Has visto videos de YouTube, has buscado bibliografía, has hablado con personas que conocen expertos y decides buscar ayuda de alguien que sabe hacerlo. Son dos personas que han hecho muchas veces su trabajo. Tienen clavos, de diversas formas, de diferentes grosores y tamaños, con punta, sin punta, con cabeza, sin ella… oxidados algunos pero en buen estado, pegamentos diversos, todo lo necesario. Cada uno utiliza su técnica. Y empezáis.

Confianza

Al principio estáis expectantes, tenéis esperanza de que va a ir todo bien. Van poniendo un clavo, y un poco de pegamento. Y claro, hay que esperar a que seque y haga efecto… Ves que no tiene mucha consistencia y sigues esperando tu turno, porque tienen muchas estructuras que recomponer. Te llega la cita vas y ponen otro clavo de otro tipo porque les explicas que lo que han puesto no va del todo bien, que se tambalea y crees que va a caerse de nuevo y además mantienen el anterior para que haya más sujeción…. Parece que tu estructura está como al principio, e insistes y les dices que puede que los clavos no sean los adecuados.
Argumentan diciendo que sí, pero que hay que esperar. Pasa el tiempo y sigue mal todo. Vuelves y le ponen otros y quitan los anteriores, pegan piezas, pero no va bien. Vuelves otra vez y lo mismo. Miras el objeto y bueno, parece que se recompone, pero un día ves que no encajan las piezas en su sitio, que parece que va tomando forma pero se cae en algún momento. Va pasando el tiempo.

Desengaño

Regresas cuando te toca el turno. les dices a los expertos que qué ocurre, que porqué no adelantan, y te explican que no siempre se acierta, que puede que no la recuperes del todo, qué harán lo posible para ayudarte, y que no todas las estructuras quedan igual que antes, que a veces se tarda y que de vez en cuando, cuando parece que ya la vas teniendo bien, hay que deshacerlo y comenzar de cero porque hay algo que no encaja.
También te dicen que hay estructuras que enseguida se componen y que probando con una clase de clavos y pegamento X, se sujeta muy bien y se recupera. Pero que lamentablemente este no es el caso.

La psiquiatría en España

Este ejemplo es la viva imagen de lo que ocurre en las consultas de psiquiatría de Atención Primaria de salud mental en nuestro país. No es un insulto ni una afrenta. Ni siquiera una crítica. Es la realidad de lo que a veces ocurre. Desgraciadamente para mi familiar y para mí, nuestro caso es éste. Entiendo plenamente que los facultativos no hacen las cosas de mala fe ni al tuntún. Al contrario. Miran, estudian, comparan y deciden. Creo que ponen todo su empeño en que el paciente se recupere lo antes posible y lo hacen tanto los psiquiatras como los psicólogos., los que emplean una terapia llamada «cognitivo-conductual», la mayoría de las veces. Existen más. Estoy convencida de que las terapias y los fármacos son indispensables, en su justa medida, pero de lo que estoy plenamente convencida también, es que no se puede vivir (lo digo por el enfermo más que por su cuidador) a base de prueba y error en cuanto a fármacos y no se puede dar cita cada cuarenta días. con un psicólogo. Lo malo es que éste no ocurre sólo en el ámbito de la salud mental, sino que ocurre con muchas otras especialidades de la medicina moderna. Los psicólogos están convencidos de que sus técnicas ayudan mas que cualquier fármaco, otros dicen que ayudan pero es indispensable una terapia y algún fármaco y los psiquiatras piensan que sin psico-fármacos no hay salida. Tenemos la suerte de que, por lo menos en este equipo que nos ha tocado, no se enfrentan uno con el otro, sino que se imbrican entre sí y se ponen de acuerdo en muchas cosas… O eso parece. Lástima que nuestro caso sea el de prueba y error en cuanto a los psico-fármacos. Pero no por ineptitud o inexperiencia o dejadez del facultativo, sino porque esto es así y parece ser que tenemos para rato.

«The long and winding road» de los Psicofármacos

Mi familar ha probado, en combinación con otros, unos 15, en un período de 18 meses porque ha pasado por dos estados depresivos mayores con poca diferencia de tiempo. Y todavía está de baja. ¿Cómo te quedas? Sí, con la misma cara con la que me quedé yo cuando un día me dió por ver cuántos medicamentos habíamos probado… pluraliza porque me siento parte integrante de este proceso. No voy a nombrar marcas comerciales. Sólo el compuesto químico. Empiezo:
– Fluextina, venlafaxina (durante 8/10años), escitalopram, mirtazapina, bupropion, vortioxetina, 5 tipos de benzodiacepinas, oxcarbacepina, litio, lurasidona y ahora mismo caripracina… la mayoría de las veces combinados entre sí, pero no todos a la vez! Ósea resumiendo; entre antidepresivos, antipsicóticos, estabilizadores del ánimo y benzodiacepinas vamos probando y dando saltos por un bosque lleno de ciénagas y arenas movedizas, enredaderas, orcos y magos malignos, igual me encuentro un día con Arcalaús el Encantador… Lo siento mucho, ha sido un inciso en este maremágnum.
The Long And Winding Road

Asimilación y diagnostico en salud mental

Pienso sinceramente que no se puede tener a una persona en ese estado, así durante meses, probando y probando ¿Cuál sería la mejor forma de evitar este estrago mental? Es duro, durísimo, soportar esto. Para el paciente y su entorno y para su «cuidador», creo que más; a lo que sumamos el estrés y la desesperanza del enfermo. Es terrible y lamentable que estén estos pacientes diagnosticados entres 8 y 10 años después. Esa es la media. Y es intolerable que tengas que vivir con una «impresión diagnóstica» sin tener ningún tipo de informe por parte del facultativo que te diga lo que tienes.

Efectos secundarios y estudios de los fármacos

¿Cómo se puede tener a una persona con una enfermedad mental diagnosticado de trastorno del estado de ánimo con un tratamiento de antidepresivos, que pueden conducir a que tenga un brote o incluso que haya activado el trastorno subyacente, por tomarlo tanto tiempo, independientemente de que tome un estabilizador del ánimo, a sabiendas de que muchos enfermos abandonan el tratamiento porque creen que no la necesitan? Creen esto porque están en un continuo subir y bajar emocional y no escuchan nada ni a nadie y abandonan en un gran porcentaje de ocasiones. Te informas de todo esto leyendo todo lo que puedes y ves en múltiples artículos médicos que, probando medicamentos con pacientes de salud mental, a los grupos que se les administra placebo, mejoran en comparación con los que toman la medicación… y otras veces no mejora ningún grupo o es tan pequeña la diferencia que, como dicen en ciencias, ese resultado es «despreciable»…. vale, o sea, que tienen comprobado científicamente que muchos fármacos no funcionan, y sin embargo te los recetan… Y con este bonito panorama llevamos 18 meses, probando y probando y probando. Porque además, muchas veces, el tratamiento que un día le sirvió, ahora ya no responde igual y hay que probar otros. Creo que se debería replantear este sistema. Y creo que se debería contar con facultativos, terapeutas, enfermos y familiares cuidadores. Os dejo un artículo esperanzador a cerca del tema. La posibilidad de menguar el sufrimiento y la desesperanza de enfermos y familiares, sólo con unos parámetros específicos en una analítica de sangre, creo que abre nuevos caminos y cambios cara a la indefensión del paciente que está tantos meses con medicación no apropiada y tantos meses en un pozo del que no hay manera de salir.

GRACIAS 🙂