Como controlar la ira
Como controlar la ira

Como controlar la ira

Como controlar la ira… es uno  de los pensamientos más repetidos, frases más buscadas en Google, peticiones para otras personas, en pareja, amistades, hacia otras personas, en el trabajo…

Qué es la ira 

Definición

Lo primero que debemos de saber es que la IRA es una emoción primaria, es una emoción intrínseca del ser humano y que no podemos controlar. A lo largo de nuestra vida nos cruzamos con personas que… en fin… sacan lo mejor de mí/nosotros (esto es ironía) no sabemos porqué o quizá sí, porque vemos en ellos rasgos que chocan de manera frontal con nuestras creencias, valores o pensamientos internos. 

Por otro lado tenemos la incertidumbre, el estrés, la sociedad,  los elementos de la vida cotidiana (trabajo, familia, vida social, objetivos personales)… todo este fantástico coctel hace que la ira nos sirva como mecanismo de evacuación. Pero cuidado con las formas de evacuar!!! 

Como una emoción primaria que es, tan negativa es en exceso como en defecto, es decir, una persona que no tiene reacciones de ira ante situaciones deberá de preocuparse, tanto, como aquella que su ira florece por el camino más violento o espontáneo.

Qué podemos hacer con ella

No serán pocas las personas que nos hayan dado en algún momento de nuestra vida un consejo que sea la panacea para el «control» de la ira, todo vale. Pero lo más importante es que nos valga a nosotros. 

Desde Castellano y Ezpeleta psicólogos utilizamos diferentes recursos que nos llevan a encontrar el camino primero de la evacuación, como cualquier emoción tiene que tomar forma y espacio. La evaluación, donde se permita saber qué fenómeno acontece cuando se produce, y el posterior aprendizaje de herramientas que permitan que el afrontamiento diario sea constante como Mindfulness, ejercicio, terapia, diferentes métodos de registro…

Diario de un docente

Hoy traemos un relato de una persona que se dedica al mundo de la docencia, que utiliza como método de evacuación de la ira la escritura. Pocas veces he visto una descripción tan racional y emocional al mismo tiempo. 
 
Sólo puedo darle las gracias por dejarme publicarla y animarle a que siga trabajando como lo está haciendo, porque el mundo está preparado para aquellas personas que quieren mejorar y mejorar a los demás. Muchísimas gracias a tod@s los que colaboráis con este blog mediante vuestros pensamiento y sentimientos más íntimos.
diario de un docente scaled
diario de un docente

Carta a María

María,

Te escribo esto, más para mí que para tí, para que seas consciente de todo el torbellino que has generado en mí, y lo mal que tú has hecho las cosas.

Lo primero de todo: adoro a su hija, a sus hijos, son dos seres maravillosos que han tenido desgracia de caer en una familia llena de odio y rabia. Adoro a Alba pero soy profesional, y sé la dificultad que tiene. 

He hecho todo lo que está en mi mano y más, para que la niña estuviese lo mejor posible. Pero tú no lo aceptas, y has querido hacer el problema mío. Supongo que en algún momento conseguiste que me sintiese culpable, que me cuestionase, que dudase de mí mismo. Tus habilidades de manipulación, lloros incluidos, jugaron conmigo. 

Supiste a por quién ibas: un docente joven, algo vulnerable. Caíste en la trampa, porque esos momentos que me sembraste de dudas enseguida se toparon con el cariño que le tengo a Alba. Ahora inventas, porque ya no te queda nada más que hacer. Buscarás la siguiente víctima, pero espero que no caiga en la misma trampa que yo.

Es la hora de los golpes…

Tienes una vida tan miserable que no cuidas lo más valioso que tienes.No sé qué hay en tu interior que te hace ser así, pero dese luego no le deseo a nadie el infierno que tú te has creado sola.

En cierta manera, me das lástima, porque estás más pendiente de expulsar veneno por la boca que de disfrutar de lo que tienes.

Me has hecho sufrir, me viste débil y fuiste a dar donde me puede doler. Pero me voy dando cuenta de algo: el problema lo tienes tú, no yo. 

Puedo llegar a entender lo difícil que puede resultar que tú hija tenga dificultades. Pero en vez de caminar juntas, lo único que has hecho es poner piedras. Pero te estás tropezando, no yo. Yo solo soy un daño colateral en tu camino. Y ojalá te caigas y te hagas daño, para darte cuenta cuenta de que escogiste el camino equivocado.

Momento para la razón

Yo aprendo de mis errores, todos los días, y me encanta hacerlo, porque eso significa que me hago mejor. Lo que supongo que no llegaste a imaginar con tus actitudes y tus palabras es que ahora estoy como el ave fénix: que resurjo de mis cenizas

Casi te voy a tener que agradecer que hayas sido tan hija de puta, porque me has hecho pequeña, pero ahora me estás haciendo más fuerte.

Ojalá te ponga en el lugar en el que te mereces. No te desearía ningún mal, pero, visto lo visto, la maldad solo atrae maldad. Ojalá te des cuenta de los tesoros que tienes y los cuides antes de que sea demasiado tarde.

Soy mejor, voy a ser mejor, por esta experiencia. Te ha salido el tiro por la culata.

Cierra la boca y deja de envenenar, que algún día te darás un susto. Ojalá algún día puedas sentir un atisbo de la alegría que yo siento al ir a trabajar. Y si no, pues peor para tí.

Que te den.

GRACIAS 🙂

«Para encontrar equilibrio y paz en medio del caos, siempre es bueno contar con apoyo. Busca ayuda en terapia individual