Síndrome de Tourette

Síndrome de Tourette

¿Qué es el Síndrome de Tourette?

Síndrome de Gilles de la Tourette es un trastorno neurológico que se manifiesta primero en la infancia o en la adolescencia, antes de los 18 años. El síndrome de Tourette se caracteriza por muchos tics motores y fónicos que perduran durante más de una año. Esta es la definición neurobiológica que se ofrece en los manuales pero nosotros desde aquí queremos que conozcáis la historia de uno de nuestros pacientes relatado por él mismo.

Como apareció Tourette

Terminando el curso, allá por mediados de Junio, comencé a comportarme de manera extraña. Un día normal y corriente, yo estaba sentado haciendo mis deberes que tenía por el confinamiento. Todo iba bien hasta que de repente empiezo a quedarme quieto y a repetir la frase que había leído del libro en mi cabeza. Al principio no le dí importancia, porque yo tenía alguna pequeña manía. Después de un rato lo volví a hacer, y otra vez, y otra vez, y otra vez, y otro, etc… Llegó un punto en que me empecé a estresar bastante, lo cual hacía que tardara más en terminar mistrabajos de clase. Al terminar, seguía haciendo eso, por lo que me empecé a asustar, pero decidí no contarles nada a mi familia, porque lo más posible es que se asustaran y se me pasara al día siguiente.
¿Cómo aparece Gilles de la Tourette?
Desde ese día cambié, en el sentido de comportamiento extraño, mucho más cansado, estresado y triste. Mi familia no sabía por qué, pero yo sí sabía. Una noche, estaba con mi hermana, de la nada me dieron ganas de hacer ese molesto tic, por lo que decidí irme al pasillo para que no pudiera ver desde el salón, pero al final me descubrió. Yo le conté todo y le dije que no se lo dijera a nuestra madre para que no se asustara porque era una tontería y que probablemente se me pasara en un par de semanas. Tuve la confianza de hacerlo delante de mi hermana, pero me acabó grabando y no me quedó otra que explicarle todo a nuestra madre.

El camino de la cura

Desde entonces he probado con diferentes métodos para poder controlarme de hacer el tic: Probé con 3 médicos de acupuntura, 2 de ellos me pincharon mal, en uno teniendo dolor de pierna, y en otro quedándome completamente inmóvil en plena sesión por sentir mi cuerpo muy pesado. Con el tercero me fue muy bien, y estuve co él aproximadamente unas 20 sesiones. A la larga dejé de notar que me hicieran efecto las sesiones de acupuntura y decidí dejarlo. También probé a ir al psicólogo durante un año, dando como resultado, 0. No noté ningún cambio con «Risperdal» salvo poder dormir bien por las noches por no despertarme y hacer el tic, porque yo antes de tener el tic, me despertaba alguna vez por la noche. También fui a un médico naturista de plantas, el cual me recetó tomar vitaminas B, esto no fue de gran ayuda para el tic, sino que lo que me estaba haciendo era eliminarme una molestia que tenía en la zona central de la cabeza a la hora de hacer el tic. Esa molestia se me eliminó gracias a la vitaminas. También me recetaron desde neurología de la Seguridad Social «Abilify» la cual no me permitió dormir muy bien, porque no me generaban sueño con el Risperdal, y ya me había acostumbrado a él. Otros síntomas que me dieron esas gotas son dolor de cabeza y mareos. Dejé de tomarlas por no poder dormir bien.

Mas allá de lo público.

Hace poco conseguimos un psiquiatra privado, ya que según los médicos, no se podían cambiar el psiquiatra de la Seguridad Social. Empezó a bajarme las dosis de «Risperdal» para poder quitarlo de una vez y ya reemplazarlo con otro medicamento el cual no tenga prolactina, ni de problemas oculares.
Me ocurre que desde que llevo tomando «Risperdal», tengo problemas con la vista, aumentando mi miopía.
Aparte empecé a engordar porque me daba un apetito insaciable. Entonces me empezaron a aumentar los pechos, pero me aumentaron de una manera un poco extraña.
Se debía a que el «Risperdal» contiene prolactina, y yo lo tomé por un período de dos años, y es un medicamento que hay que tomarlo poco tiempo. Hoy tengo cita para reemplazar ya el «Risperdal» por otro medicamento.
síndrome de Tourette

Evolución de los tics.

Primero empecé teniendo que estar completamente quieto mirando a un punto fij, esto podía variar repitiendo un movimiento a la perfección, estando un determinado tiempo o hasta teniendo que estar así, repitiendo la frase en mi cabeza todo el tiempo. Luego pasó a ser movimientos y torceduras de cuello exageradamente agresivas y forzadas. Luego de eso pasó a inhalar y exhalar como un cerdo o como si estuviera congestionado. Y actualmente, es el tic que más tiempo he tenido, siendo así unos 11 o 12 meses desde que hago esta forma del tic. Los síntomas son:
  • Hacer ruidos forzosos con la garganta como si me estuviera atragantando.
  • Sacar aire por la nariz de manera brusca y breve.
  • Parpadeo fuerte de los ojos
  • Repetir una frase varias veces.
Lo que tienen en común todos estos tics, es que mientras los hago, tengo que cumplir con unos requisitos a los cuales yo los identifico como necesidades o manías. Tengo que imaginarme algo bonito mientras lo hago, tengo que repetir una frase o palabra bonita en mi cabeza y tengo que hacerlo siempre en el intento número 3.
Es decir, lo hago una vez, si no me sale a la primera, lo hago una segunda vez la cual no cuenta, y luego lo hago una tercera vez. Si no me sale, entonces hago otras tres las cuales no cuentan, y luego hago otras dos más que tampoco cuentas, y luego ha la tercera que si me sale, cuenta, y si no.. entonces lo vuelvo a hacer, y así en bucle.

Experiencia personal y opinión

Sinceramente esto me afectó muchos a la hora de estudiar. Se puede vivir pero estudiar ya se hace pesado, estresante, difícil. cansado y tardado. A la hora de estar en un lugar público o con mis amigos sufro un poco, ya que estoy con la presión constante de aguantar lo que pueda para que no me vean, o hacerlo sutilmente. Con mi familia es solo complicado hablar por estar constantemente repitiendo la misma frase. Puedo decir que esto en mi más sincera opinión es complicado de asumir, per con el tiempo te acostumbras dejas de torturarte a tí mismo con si algún día acabará, o al menos así es como me sentí yo al principio. Actualmente ya no tengo casi crisis gracias a que también tomo la «Sertralina» y no me estreso tanto como antes porque ya me acostumbré a vivir así. Dicho esto, un abrazo muy fuerte y que pases buena tarde 🙂

GRACIAS 🙂