Los pensamientos negativos.
pensamientos negativos

Los pensamientos negativos.

¿Qué son los pensamientos negativos?

Los pensamientos negativos son aquellos pensamientos que cruzan nuestro cerebro a lo largo del día, se calcula que son unos 2.000 de los 10.000 que lo hacen a diario, son aquello que causan en nosotros una sensación de intranquilidad, de insatisfacción, de no sentirnos, plenos de querer luchar contra nosotros mismos. Son aquellos que cuando aparecen, tuerces el morro, frunces el ceño o miras hacia otro lado, esos que te estropean el día o que te sumergen en un bucle de pensamientos en los que se hace muy difícil salir. Hoy para el blog traemos uno de los llamados cuentos para adultos más famosos que hay que es «La metáfora del autobús».

La metáfora del autobús.

TImagénate que usted es el conductor de un autobús con muchos pasajeros. Los pasajeros son pensamientos, sentimientos, recuerdos y todas esas cosas que uno tiene en su vida. Es un autobús con una única puerta de entrada, y sólo de entrada. Algunos de los pasajeros son muy desagradables y con una apariencia peligrosa. Mientras usted conduce el autobús, algunos pasajeros comienzan a amenazarle diciéndole lo que tiene que hacer, dónde tiene que ir, ahora gire a la derecha, ahora vaya más rápido, etc… incluso le insultan y desaniman, eres un mal conductor, un fracasado, nadie te quiere… Usted se siente muy mal y hace casi todo lo que le piden para que se callen, se vayan al fondo del autobús durante un rato y así le dejen conducir tranquilo.

Quiere echarlos…

DPero algunos días se cansa de sus amenazas, y quiere echarlos del autobús, pero no puede y discute y se enfrenta con ellos. Sin darse cuenta, la primera cosa que ha hecho es parar, ha dejado de conducir y ahora no está yendo a ninguna parte. Y además los pasajeros son muy fuertes, resisten y usted no puede bajarlos del autobús. Así que resignado vuelve a su asiento y conduce por donde ellos mandan para aplacarlos. De esta forma, para que no le molesten y no sentirse mal usted empieza a hacer todo lo que dicen y a dirigir el autobús por dónde le dicen para no tener que discutir con ellos ni verlos. Usted hace lo que le ordenan y cada vez lo hace antes, pensando en sacarlos de su vida. Muy pronto, casi sin darse cuenta, ellos ni siquiera tendrán que decirle «gire a la izquierda», sino que usted girará a la izquierda para evitar que los pasajeros se echen sobre usted y le amenacen.

Les haces caso…

Así sin tardar mucho, empezará a justificar sus decisiones de modo que casi cree que ellos no están ya en el autobús y convenciéndose de que está llevando el autobús por la única dirección posible. El poder de estos pasajeros se basa en amenazas del tipo «si no haces lo que te decimos, apareceremos y haremos que nos mires, y te sentirás mal». Pero eso es todo lo que pueden hacer. Es verdad que cuando aparecen estos pasajeros, pensamientos y sentimientos muy negativos parece que pueden hacer muchos daño, y por eso usted acepta el trato y hace lo que le dicen para que le dejen tranquilo y se vayan al final del autobús donde no los pueda ver ¡Intentando mantener el control de los pasajeros, en realidad ha perdido la dirección del autobús! Ellos no giran el volante, ni manejan el acelerador ni el freno, ni deciden dónde parar. El conductor es usted. Que no decidan tus pasajeros por tí. 🙂
metafora del autobus scaled

¿Cómo detener los pensamientos negativos?

Desde Castellano y Ezpeleta Psicólogos os queremos dotar de una herramienta para luchar contra estos pensamientos vamos a crear al REVISOR. Parece una broma pero tiene todo el sentido en la metáfora. Tenemos que conseguir dualizar nuestra cabeza, sin querer que os escindas, simplemente crear o tener un segundo «yo interno» que mantenga a raya a estos malhechores del fondo del autobús. Dejando el tono de humor a un lado, podemos crear una voz interior que sea quién promueva una costumbres sanas dentro de nuestro mundo.

¿Cómo gestionar los pensamientos negativos?

Para darle voz a este revisor debe de tener un papel, un rol, le hemos asignado el de que todos los pensamientos se mantengan en su sitio. Por tanto ahora deberemos de crear una norma que lo haga posible y esto no es otra que la razón, cómo podemos justificarnos de manera racional ante estos pensamientos mediante la razón, esto hará que nos veamos la parte más hedonista, maquiavélica o narcisista de nuestro pensamiento. Y nos permitirá sacar el punto de objetividad a la situación y colocar a cada uno en su asiento. Por ejemplo, ante una circunstancia social en la que emito un comentario desafortunado ante una persona con poca confianza, el pensamiento negativo nos puede atacar con un «callandito estás más guapo» o semejante, y a partir de ahí que mi tarde se vaya al traste. O por el contrario puedo racionalizar este comentario siendo objetivo y deduciendo que existía un desconocimiento por mi parte de algo de la historia de esa persona o que podemos pedir disculpas o que a esa persona no es la mejor forma de hablarle y deberé de cambiar de estrategia. Esperemos os resulte de utilidad…

GRACIAS 🙂