No invadas mi espacio personal
No invadas mi espacio personal

No invadas mi espacio personal

No invadas mi espacio personal, es una frase utilizada y que habla del fenómeno de la ocupación de los espacios del individuo, es el lugar que ocupan las personas en sus respectivos entornos, en la familia, la pareja, en los grupos sociales o laborales… es una definición abstracta y compleja de donde se pueden expresar el individuo. Si entendemos expresar como el mecanismo de ser ellos mismo, sin la necesidad de ser otro y pudiendo ser aceptado como el individuo mismo se quiere representar o ser representado, como es, como queremos ser y como queremos que se nos sea… Lo sé he empezado fuerte pero creo que es el momento de poner encima de la mesa el significado de lo que ocupamos y como lo hacemos, pero sobre todo preguntas como: ¿Me dejan ser? ¿Estoy siendo? ¿Me permiten ser? ¿Yo soy? Filosófico e introspectivo esta es la línea que vamos a llevar en esta entrada de hoy.

Que quiero decir…

Las personas ocupamos un espacio frente a otras como si de un fenómeno de Dinámica de fluidos  de sustancias gaseosas se tratase. Es decir, si en una habitación consiguiéramos convertir en gas a dos personas, que se encuentran en la habitación, veríamos como a través de sus interacciones, rasgos de personalidad, actitudes, vivencias previas y comunicación entre ellas, se repartirán en el espacio de la habitación de diferentes maneras. Esta forma de ocupar el espacio es fluida, dinámica y en desarrollo, por lo tanto, no para de cambiar y debemos de estar atentos a ellos y a los elementos puntuales que producen variación como a los elementos de desarrollo que producen que haya asimetrías en el reparto.

En la pareja.

Lo primero que me gustaría es definir la unidad de «pareja». Hacerlo como la construcción realizada por dos personas individuales independientes, que generan una construcción común en la que ambos se representan, dejando al individuo en un plano diferente a la pareja. Separándolo del individuo pero formando parte del mismo. Dentro de una pareja existen multitud de formas de reparto del espacio y no por ello unas son mejores o peores que otras, más sanas o menos, sino que debemos de evaluar si esas situaciones son angustiosas o no para la pareja, saber como afecta a los individuos integrantes. Como norma general es sano que el reparto del espacio sea equitativo, ya que supone que se acepta y se visibiliza a la otra persona en su compleja construcción y esto produce un efecto de mejora en la relación. En la construcción abstracta de la «pareja» este reparto equitativo hace que se permita una comunicación efectiva, una complicidad de pareja, un conocimiento mutuo y un lugar de confianza. Por el contrario, un reparto desigual del espacio o una necesidad de ocupar el espacio del otro, suele conllevar un modelo insano de pareja. Que pueda conllevar diferentes problemas y dificultades por todos conocidos, incluso experimentados.
No ocupes mi espacio personal

En la familia

El modelo de pareja lo podemos extrapolar a la familia, pero con una serie de cambios y de complejidad. Siendo muy conscientes de que si en la pareja debemos de evaluar el espacio con regularidad, en la familia debemos de hacerlo con asiduidad, para que no invadas mi espacio personal. Esto se debe a que se incluyen mayor número de integrantes, con mayor número de interacciones y triangulaciones que pueden producir que entre ellos haya cambios de manera casi constante. Siendo conscientes de la dificultad y de la evolución constante de este espacio familiar debido a los momentos del desarrollo en el que se encuentran los hijos y las diferentes etapas que debe de ir evolucionando la pareja, en definitiva, como se van acomodando las personas en el espacio que la familia aporta a todos ellos o no… no invadas mi espacio personal.

¿Qué es lo que sucede si no encuentro mi espacio?

 Esta pregunta es tan experiencial como compleja…¿Cuáles son los problemas que encontramos si no tenemos espacio?
  • ¿Porqué se comporta de esta manera si lo tiene todo?
  • ¿Porqué se siente de esta forma si no tiene motivos?
  • ¿Porqué no da más si sé que puede hacerlo?
  • ¿Porqué hace estas cosas tan feas si es tan buen chico?
Seguro que alguna de estas preguntas o afirmaciones las has oído, incluso cerca, cerquísima… uno de los motivos más allá de un análisis más profundo (que sería necesario), pueden ser debido al espacio que ocupo en mi vida con mi relación con los demás.
Hay un concepto que hay que tener claro y es que todos los individuos vamos a ocupar un espacio y lo podemos hacer en el lugar sano/esperado o en el insano/inesperado, por eso es importante que no invadas mi espacio personal y que todas las construcciones que hagamos(las hoy descritas familia y pareja) dejemos y tengamos el espacio suficiente a las personas que lo componen y que esto no sea una única vez, sino que sea algo a lo que estemos al tanto todos los días.
GRACIAS POR LEERNOS :).