Cuento infantil de Navidad
Cuento infantil de Navidad

Cuento infantil de Navidad

«Si no te portas bien, Papá Noel y los Reyes Magos no te van a traer ningún regalo».

La veces que nos habrá dicho este Cuento infantil de Navidad cuando éramos niños, o habremos dicho esto nosotros a los peques de nuestro alrededor ¿verdad?

¿Qué significado tiene?

Así, sin ninguna maldad y de manera inofensiva escachamos constantemente esta frase que ahora sabemos que encierra un chantaje y una amenaza. Y sabemos, por encima de todo, que no es para nada cierto.

¿O acaso han dejado a alguien sin regalos una Navidad por portarse mal? Un maravilloso Cuento infantil de Navidad.

Una expresión que, por otra parte, nos chirría más y que únicamente se aplica con los niños y no con los adultos, que muchas veces tampoco tenemos una conducta adecuada en según qué situaciones. 

 
Cuento infantil de Navidad

Educar sin influir miedo

Con esto queremos reflexionar hoy sobre lo importante que es educar sin infundir miedo, ni amenazas, ni chantaje; haciendo participes a nuestros hijos, eso sí, de las consecuencias que pueden tener para nosotros o para los demás, nuestras acciones. De esta forma, les enseñamos a ser responsables pero sin tener que recurrir a esas frases que ni son verdad ni son beneficiosas para su desarrollo como personas..

El segundo Cuento infantil de Navidad.

Otra situación, al hilo de la anterior, que lleva años cogiendo mucho protagonismo en las casa en estas fechas, es la llegada o acogida de un elfo, o elfos del Polo Norte, durante los primeros veinticinco días del mes de diciembre.
¿Esto que conlleva? Muchísima ilusión por los más pequeños, y mucha imaginación por parte de los adultos, puesto que cada día el elfo vuelve del Polo Norte haciendo una trastada diferente; y por otro lado, un enfoque no siempre adecuado.
A lo largo de la jornada, no es muy raro escuchar:
«El elfo observa constantemente lo que haces, tú verás que quieres que le diga a Papá Noel esta noche»…
Lo que en psicología llamamos condicionamiento conductual. En este caso pretendemos que el menos obedezca por miedo a las consecuencias de su imagen frente a Papá Noel.
Obedecer frente a algo basado en la esperanza, en la expectativa y en la identificación que tenemos con ello. Quizá a algún adulto les suene este comportamiento algo más evolucionado…

El tercer Cuento infantil de Navidad

En el segundo tramos de la Navidad, es el mismo planteamiento, pero con sus Majestades los Reyes Magos y el Pajarito Pinzón.
Un Pájaro, nuevamente casi imperceptible, muy rápido y ágil, que no realiza funciones básicos pero que es un gran observador, un observador minucioso y muy de la cuerda de lo que los papás o figuras de autoridad tienen como el ideal de lo que debería comportarme.
¿Cuántos de ustedes han usado este recurso?¿Cómo pensáis que sería más adecuado de cara a un desarrollo óptimo del comportamientodel niño?.

¿Cómo podemos enfocarlo?

Desde el punto de vista infantil estos juegos de esperanza e ilusión rozan lo imaginativo, la interacción entre la realidad, lo aprendido y lo que me cuentan mis figuras paternas hace que se conforme una realidad desde la que voy a mirar el mundo.
Es sobre estas gafas que le vamos a poner a los niños donde nosotros los adultos tenemos mucho que decir, mucho que enseñar. Educar desde la mejora, desde el aprendizaje, desde el fomento de la independencia.
Intentamos ser adultos que se anticipen que vayan por delante del infante, ya que el castigo o l miedo van por detrás.
Si tenemos la necesidad de actuar de la segunda manera será que nuestro pequeño o pequeña va por delante de nosotros, entonces deberíamos de plantearnos si estamos educando o sobreviviendo.
Nosotros apostamos por darle al niño ese punto de vista de motivación por mejorar, cambiar hábitos para sentirse mejor, y por supuesto, lo antes explicado de la relación acción- consecuencia. El niño debe de ser consciente de sus actos por su propia consciencia de sus actos.
¿Qué pensáis? ¿Qué otras frases de este tipo habéis escuchado o pronunciado en estas fechas?
Os leemos
GRACIAS POR VUESTRO TIEMPO 🙂