Terapia familiar

Encuentra el equilibrio y la paz en tu familia

¿Las tensiones y los desafíos parecen abrumadores?

En nuestra clínica te ofrecemos un espacio seguro y acogedor donde podrás explorar y abordar las dificultades que afectan a tu familia y fomentar relaciones más saludables y armoniosas.

Descubre cómo la terapia familiar puede ser el punto de inflexión que necesitas.

PSICOTERAPIA_FAMILIAR_CASTELLANO_EZPELETA

Castellano y Ezpeleta

Gabinete de Psicología en Zaragoza

La terapia familiar es un proceso complejo y que se aborda con la totalidad de las personas que forman la familia, consta de sesiones individuales o grupales o de pareja. Con duraciones diferentes según los objetivos y los integrantes en la sesión, que se programan y se avisan con anterioridad.

No pretendemos cambiar tú familia, sino las dinámicas negativas y sus patrones de actuación.

Descubriremos las fortalezas e intentaremos mejorar los sistemas de comunicación y comportamiento.

Recibe más información

Contacta para contarnos tu situación y te ayudaremos a mejorar tu situación familiar.

Nuestro equipo

Psicóloga Carlota Castellano

Carlota Castellano

Psicóloga

Soy mamá, emprendedora y sanitaria.

Decidí dedicarme a la psicología de la salud, hace ya 10 años, para cuidar. Con este verbo entenderéis también mi rol como madre.

Con el paso de los años, no fue solo la rama sanitaria la que quise explorar, y empecé a hacerlo en la deportiva y en la empresarial. Aquí el cuidado es diferente, pero igual de gratificante. Soy muy feliz trabajando con personas.

Respecto al emprendimiento, siempre he andado con proyectos entre manos, lo que comúnmente conocemos como una persona «polvorilla». Así pues, en mi día a día, si hay algo que me caracteriza son mis ganas de avanzar, de aprender, de adaptar herramientas y tratamientos a todas y cada una de las personas que deciden trabajar(se) conmigo. En definitiva, me esmero por cuidar con el mimo que todos merecemos.

Te espero con los abrazos abiertos, y un buen café.

Hasta pronto

Xabier Ezpeleta en su gabinete de psicología

Xabier Ezpeleta

Psicólogo

Soy psicólogo, entusiasta y sanitario.

Mi interés como profesional es que las personas que empiecen a trabajar conmigo muestren una mejoría gradual e inmediata.

Abordando al ser humano con perspectiva integral, englobando y  analizando su «todo», sin olvidar ninguno de «sus» mundos. Lo que me ha llevado a participar en la creación de este gabinete de psicología. No se si será la sensación de libertad plena o de implicación total, lo que lo convierte en mi propio negocio, pero desde luego que bajo este proyecto alcanzo una de mis metas laborales vitales.

Más allá de mi cv y mis competencias profesionales, se encuentra mi vida personal y no precisamente en ese orden de prioridades. En la cual, me encanta disfrutar de las personas que tengo cerca, vivir experiencias diferentes y ver como se desarrolla mi entorno.

Espero que nos conozcamos  pronto y …

¡Vamos a por ello!

Preguntas frecuentes

¿Qué factores son los más importantes dentro de la terapia familiar?

Dentro de la terapia familiar, varios factores son considerados importantes para lograr un proceso efectivo:

 

  • Comunicación abierta: fomentar una comunicación abierta y honesta entre todos los miembros de la familia es fundamental. El terapeuta ayuda a establecer un ambiente seguro donde cada persona pueda expresar sus sentimientos, pensamientos y preocupaciones de manera respetuosa.

  • Respeto y empatía: promover el respeto mutuo y la empatía entre los miembros de la familia es esencial para fortalecer los vínculos. La terapia familiar busca generar comprensión y aceptación, reconociendo las diferencias individuales y valorando las experiencias de cada miembro.

  • Enfoque sistémico: la terapia familiar se basa en el enfoque sistémico, que reconoce que los problemas no se encuentran únicamente en un individuo, sino que son influenciados por las interacciones y dinámicas familiares. El terapeuta trabaja para comprender y abordar los patrones disfuncionales de comunicación y comportamiento que afectan a la familia en su conjunto.

  • Identificación de roles y funciones: en la terapia familiar, se exploran los roles y las funciones que desempeñan los miembros de la familia, así como las expectativas y las normas familiares. El terapeuta ayuda a identificar y cambiar los roles poco saludables o rígidos.

  • Colaboración y participación activa: la terapia familiar requiere la colaboración y la participación activa de todos los miembros de la familia. Cada persona tiene la oportunidad de compartir sus perspectivas y contribuir al proceso terapéutico, lo que facilita el trabajo conjunto hacia soluciones y cambios positivos.

  • Planificación y estrategias de cambio: el terapeuta colabora con la familia para establecer metas terapéuticas y desarrollar estrategias de cambio. Se exploran nuevas formas de interactuar, comunicarse y resolver problemas, brindando herramientas y habilidades que promueven el crecimiento y la mejora en la dinámica familiar.

¿Qué son las técnicas de intervencion en terapia familiar?

Las técnicas de intervención son herramientas y enfoques específicos para facilitar el cambio y promover la salud emocional y relacional de la familia. Estas técnicas se adaptan a las necesidades y características particulares de cada familia, y su elección depende de los objetivos terapéuticos y del enfoque teórico utilizado. Algunas de ellas son:

 

  • Genograma: consiste en la elaboración de un árbol genealógico detallado que ayuda a visualizar y comprender las relaciones familiares, patrones de comportamiento y cargas emocionales transmitidas a lo largo de las generaciones.

  • Escucha activa: el terapeuta fomenta la escucha atenta y comprensiva de todos los miembros de la familia, promoviendo la empatía y la conexión emocional.

  • Reframing: se busca cambiar la perspectiva de los problemas y desafíos familiares, alentando a los miembros a ver las situaciones desde diferentes ángulos y explorar nuevas interpretaciones más saludables y constructivas.

  • Cuestionamiento circular: se utilizan preguntas que invitan a los miembros de la familia a reflexionar sobre sus interacciones y relaciones desde diferentes perspectivas, promoviendo la comprensión y la toma de conciencia de los patrones disfuncionales.

  • Técnicas de comunicación: se enfoca en mejorar la calidad de la comunicación familiar, enseñando habilidades de escucha activa, expresión de sentimientos, negociación y resolución de conflictos.

  • Tareas y ejercicios en casa: se asignan actividades específicas para ser realizadas entre sesiones, con el objetivo de practicar nuevas habilidades, promover la cooperación y fortalecer los vínculos familiares.

  • Escenificación: se utilizan técnicas teatrales o de juego para representar situaciones problemáticas y explorar nuevas formas de interactuar y resolver conflictos.

¿De qué fases consta la terapia familiar?

La terapia familiar generalmente sigue un proceso estructurado compuesto por diversas fases. A continuación, se presentan las más comunes:

 

  • Evaluación inicial: el terapeuta se reúne con la familia para obtener información sobre su historia, dinámicas familiares, relaciones y problemáticas actuales. Se exploran las metas terapéuticas y se recopila información relevante para comprender mejor la situación familiar.

  • Establecimiento de alianza terapéutica: el terapeuta trabaja para establecer una relación de confianza y colaboración con la familia. Se enfoca en crear un ambiente seguro y acogedor donde los miembros se sientan cómodos para expresarse y participar activamente en el proceso terapéutico.

  • Identificación y exploración de los problemas: en esta fase, se identifican y analizan los problemas y desafíos que enfrentan a la familia. Se examinan los patrones de comunicación, las dinámicas familiares disfuncionales y los factores que contribuyen a las dificultades.

  • Desarrollo de estrategias y metas terapéuticas: basándose en la evaluación y en la comprensión de los problemas, el terapeuta y la familia colaboran en el desarrollo de metas terapéuticas claras y alcanzables. Se establecen estrategias y planes de acción para abordar los problemas identificados y promover cambios positivos en la familia.

  • Implementación de intervenciones: en esta fase, se llevan a cabo las intervenciones terapéuticas diseñadas para abordar los problemas familiares. Se utilizan técnicas y enfoques específicos para mejorar la comunicación, resolver conflictos, fortalecer los vínculos familiares y promover cambios saludables en las dinámicas familiares.

  • Consolidación y mantenimiento: una vez que se logran los cambios deseados, esta fase se enfoca en consolidar los logros y mantener los resultados a largo plazo. Se brinda apoyo a la familia para que continúe implementando las nuevas habilidades y estrategias aprendidas durante la terapia.

¿Qué tipo de preguntas se realizan en una terapia familiar?

Durante la terapia se utilizan diferentes tipos de preguntas para fomentar la reflexión, la comunicación y la exploración de los temas familiares. A continuación, se presentan algunos tipos de preguntas comunes utilizadas en este contexto:

 

  • Preguntas abiertas: invitan a los miembros de la familia a compartir sus pensamientos, sentimientos y experiencias de manera más amplia. No tienen una respuesta cerrada y permiten una mayor expresión y exploración. Ejemplo: «Cuéntame cómo te has sentido en relación a esta situación familiar».
  • Preguntas circulares: se centran en las interacciones y dinámicas familiares. Buscan comprender cómo los miembros de la familia se influyen mutuamente y cómo se mantienen ciertos patrones de comportamiento. Ejemplo: «¿Cómo crees que la reacción de tu hermano afecta a la forma en que respondes tú en esta situación?»
  • Preguntas de reflexión: invitan a los miembros de la familia a reflexionar sobre sus propias emociones, pensamientos y comportamientos. Ayudan a profundizar en la comprensión y en la toma de conciencia personal. Ejemplo: «¿Qué crees que te lleva a actuar de esta manera en esta situación familiar?»
  • Preguntas hipotéticas: exploran posibilidades y alternativas en situaciones específicas. Ayudan a ampliar las perspectivas y a considerar diferentes enfoques. Ejemplo: «Si pudieras cambiar algo en la dinámica familiar, ¿qué cambiarías y cómo crees que afectaría a todos?»
  • Preguntas de escala: se utilizan para medir la intensidad o el grado de una experiencia o situación. Permiten evaluar cambios y avances a lo largo del tiempo. Ejemplo: «En una escala del 1 al 10, ¿qué tan satisfecho te sientes con la comunicación en tu familia en este momento?»

 

Es importante destacar que el terapeuta seleccionará las preguntas de acuerdo con las necesidades y la dinámica de la familia, adaptándolas a cada situación específica.

¿Cuál es el papel del terapeuta en la terapia familiar?

En la terapia familiar, el terapeuta desempeña varios roles cruciales para facilitar la comunicación, la comprensión y la resolución de conflictos dentro de la familia. Aquí está el desglose del papel del terapeuta:

 

  • Facilitador de la comunicación: el terapeuta ayuda a crear un espacio seguro donde los miembros de la familia pueden expresar sus pensamientos y sentimientos abiertamente, promoviendo la comunicación respetuosa y efectiva.

  • Mediador: en casos de desacuerdos o conflictos, el terapeuta actúa como un mediador neutral, ayudando a encontrar soluciones constructivas y evitando escaladas de conflictos.

  • Observador objetivo: el terapeuta observa las dinámicas familiares desde una perspectiva objetiva, lo que permite identificar patrones de comportamiento y áreas problemáticas que pueden no ser evidentes para los miembros de la familia.

  • Educador: en ocasiones, el terapeuta puede asumir el rol de educador, proporcionando información y estrategias para abordar problemas específicos, como la gestión del estrés, las técnicas de comunicación, entre otros.

  • Facilitador de la introspección: el terapeuta alienta a los individuos a reflexionar sobre sus propios comportamientos y sentimientos, fomentando la autocomprensión y el crecimiento personal.

  • Identificador de fortalezas y recursos: el terapeuta ayuda a la familia a identificar y utilizar sus fortalezas y recursos disponibles para abordar los problemas y fortalecer la unidad familiar.

  • Promotor de cambios saludables: el terapeuta trabaja con la familia para desarrollar estrategias que promuevan cambios saludables y sostenibles, mejorando así el bienestar general de la familia.

  • Confidente: mantiene la confidencialidad de las sesiones, asegurando un entorno seguro y de confianza donde los miembros de la familia pueden sentirse cómodos para compartir.

 

A través de estos roles, el terapeuta busca guiar a la familia hacia una relación más saludable y armoniosa, respetando siempre los valores y la cultura de la familia.