Terapia individual

Encuentra claridad y soluciones a tus problemas emocionales

Esta modalidad terapéutica le brinda un espacio privado y confidencial donde, junto a un terapeuta especializado, podrás explorar sus emociones, pensamientos y comportamientos.

La terapia individual es una oportunidad única para recibir atención personalizada, lo que permite profundizar en problemas específicos, encontrar claridad ante desafíos y desarrollar estrategias adaptativas para enfrentar la vida con mayor resiliencia y bienestar. Aquí, tu eres el protagonista, y cada sesión se adapta a sus necesidades, promoviendo el autoconocimiento, el crecimiento personal y el empoderamiento en su camino hacia una vida más plena y equilibrada.

Psicología cognitiva y conductual

Castellano y Ezpeleta

Gabinete de Psicología en Zaragoza

Es el tratamiento individual donde se tiene como objetivo la modificación de pensamientos, conductas o emociones. Una de las características fundamentales, que trabajamos de manera específica en Castellano y Ezpeleta Psicólogos, es la relación terapéutica y  que prestamos especial atención en comparación a otros psicólogos en Zaragoza.

Recibe más información

Contacta con nosotros y te ayudaremos a valorar tu caso y a gestionarlo desde el principio de una manera eficaz y práctica.

Nuestro equipo

Psicóloga Carlota Castellano

Carlota Castellano

Psicóloga

Soy mamá, emprendedora y sanitaria.

Decidí dedicarme a la psicología de la salud, hace ya 10 años, para cuidar. Con este verbo entenderéis también mi rol como madre.

Con el paso de los años, no fue solo la rama sanitaria la que quise explorar, y empecé a hacerlo en la deportiva y en la empresarial. Aquí el cuidado es diferente, pero igual de gratificante. Soy muy feliz trabajando con personas.

Respecto al emprendimiento, siempre he andado con proyectos entre manos, lo que comúnmente conocemos como una persona «polvorilla». Así pues, en mi día a día, si hay algo que me caracteriza son mis ganas de avanzar, de aprender, de adaptar herramientas y tratamientos a todas y cada una de las personas que deciden trabajar(se) conmigo. En definitiva, me esmero por cuidar con el mimo que todos merecemos.

Te espero con los abrazos abiertos, y un buen café.

Hasta pronto

Xabier Ezpeleta en su gabinete de psicología

Xabier Ezpeleta

Psicólogo

Soy psicólogo, entusiasta y sanitario.

Mi interés como profesional es que las personas que empiecen a trabajar conmigo muestren una mejoría gradual e inmediata.

Abordando al ser humano con perspectiva integral, englobando y  analizando su «todo», sin olvidar ninguno de «sus» mundos. Lo que me ha llevado a participar en la creación de este gabinete de psicología. No se si será la sensación de libertad plena o de implicación total, lo que lo convierte en mi propio negocio, pero desde luego que bajo este proyecto alcanzo una de mis metas laborales vitales.

Más allá de mi cv y mis competencias profesionales, se encuentra mi vida personal y no precisamente en ese orden de prioridades. En la cual, me encanta disfrutar de las personas que tengo cerca, vivir experiencias diferentes y ver como se desarrolla mi entorno.

Espero que nos conozcamos  pronto y …

¡Vamos a por ello!

Preguntas frecuentes

¿Qué se hace en una terapia individual?

En una terapia individual, el paciente se encuentra en un espacio de trabajo uno a uno con un terapeuta, centrado en abordar sus inquietudes emocionales, psicológicas o conductuales.

 

Al iniciar, es común que el terapeuta realice una evaluación detallada para comprender a fondo los desafíos y la historia del paciente. A partir de esto, se definen objetivos claros que guiarán el proceso. A lo largo de las sesiones, el paciente tiene la libertad de explorar sus emociones y pensamientos en un entorno seguro, mientras el terapeuta ayuda a identificar patrones problemáticos y a desarrollar habilidades esenciales para afrontar desafíos.

 

A menudo, se emplean técnicas como la reestructuración cognitiva para cambiar pensamientos negativos. Además, el terapeuta brinda retroalimentación valiosa y, en ocasiones, propone tareas para reforzar el aprendizaje fuera del consultorio. A medida que avanza la terapia, se evalúa continuamente el progreso, ajustando las estrategias según sea necesario. Al alcanzar los objetivos, se prepara al paciente para concluir la terapia, asegurando que se sienta capacitado para llevar lo aprendido a su vida cotidiana. Es esencial comprender que cada proceso es único y se adapta a las necesidades individuales del paciente.

¿Qué tener en cuenta a la hora de ir a terapia?

Antes de comenzar el proceso terapéutico, es esencial que reflexiones sobre tus motivaciones y expectativas.

 

Pregúntate qué deseas obtener de la terapia y si hay objetivos específicos en mente. Puede ser útil preparar una lista de temas o preocupaciones que quisieras abordar en la primera sesión, organizando así tus pensamientos. En este espacio, te animo a mantener una mente abierta, ya que a menudo exploraremos áreas sensibles o desafiantes de tu vida. Es fundamental que confíes en la confidencialidad del proceso y te sientas libre de ser auténtico, compartiendo sinceramente tus sentimientos y preocupaciones.

 

También te recomendaría que te familiarices con los detalles logísticos, como la ubicación y duración de las sesiones, para que llegues tranquilo y preparado. Aunque la terapia ofrece herramientas valiosas, es importante manejar expectativas realistas; el cambio lleva tiempo y esfuerzo. Tras las sesiones, recuerda practicar el autocuidado, ya que algunas discusiones pueden ser intensas. Y, en cualquier momento, si tienes dudas o inquietudes, comunícalas; un diálogo abierto es esencial para nuestro trabajo conjunto. La decisión de iniciar la terapia es un acto de valentía, y estoy aquí para apoyarte en cada paso de este viaje hacia el bienestar.

¿Qué tipo de preguntas se hhacen en una terapia individual?

En una terapia individual, las preguntas se diseñan para ayudar al paciente a profundizar en sus emociones, comportamientos, creencias y patrones de pensamiento.

 

Por ejemplo, podría indagarse sobre la historia personal, preguntando acerca de la infancia y experiencias familiares, o inquirir sobre eventos pasados que el paciente considere relevantes para su situación actual.

 

Es común abordar el motivo específico que ha llevado al paciente a buscar terapia, explorando cómo este problema afecta su cotidianidad. Para comprender emociones y sentimientos, se pueden formular preguntas directas como «¿Cómo te sientes al respecto?».

 

Es igualmente esencial explorar patrones de pensamiento, identificando creencias recurrentes o pensamientos automáticos relacionados con situaciones específicas. Se analizan comportamientos y reacciones habituales en distintos escenarios, así como las dinámicas en las relaciones personales del paciente. Por último, pero no menos importante, se busca reconocer los recursos y fortalezas del paciente, alentándolo a recordar momentos en los que superó adversidades y a definir expectativas y objetivos para el proceso terapéutico. En esencia, este diálogo tiene como fin permitir al paciente reflexionar, adquirir autoconciencia y avanzar hacia el cambio y bienestar.